Con la llegada del verano y del  buen tiempo, en estos momentos  y después de tantos meses  de pandemia surge la necesidad de salir y tomar el sol en el campo, playas y piscinas  de  disfrutar de nuestro tiempo libre y de nuestro maravilloso Sol por tanto es normal que  de surjan  preguntas en torno a la exposición solar y su efecto en la piel.

Cada año los médicos  y profesionales del sector médico estético  realizan campañas destinadas a informar a las personas sobre  el riesgo que conlleva tomarlo de forma indiscriminada, tomar el Sol es saludable si se hace con moderación y con protección  solar adecuada al tipo de piel, pero si lo hacemos de forma indiscriminada sin responsabilidad se puede convertir en un grave problema de salud a la larga, con la total certeza de desarrollar un cáncer de piel, una enfermedad que afecta a 4.000 personas cada año en España, en el caso del melanoma (el cáncer con peor pronóstico) y más de 74.000 desarrollan un cáncer cutáneo no melanoma.

Los médicos nos avisan a su vez de que no sólo ahora en primavera y verano recibimos radiación solar, sino que nuestra piel debemos protegerla durante todo el año.    «Indudablemente en verano recibimos más radiaciones porque estamos más expuestos al sol, llevamos también menos ropa, que al fin y al cabo supone una barrera de protección, pero los consejos o precauciones a la hora de tomarlo deben aplicarse todo el año.»

Otro tema a tener muy presente  y que se está desarrollando mucho en estos últimos año es una enfermedad de tipo psiquiátrico  La TANOREXIA, o ‘adicción al sol’, es un trastorno psiquiátrico en el que existe una obsesión patológica e irracional, grave y persistente por estar siempre bronceado y que provoca una exposición compulsiva y enfermiza a tomar el sol o rayos UV a pesar de tener conocimiento de las consecuencias dañinas para la salud.

Por lo tanto podemos concluir diciendo que el Sol es beneficioso y necesario para nuestra salud  pero que si hacemos un mal uso de la exposición solar se puede convertir en nuestro mayor enemigo.

Beneficios de tomar el sol.

«Sin el sol, el ser humano no podría vivir.»

Entre los beneficios de tomar el sol, se sabe que la presencia de la luz solar es imprescindible no solo para la vida en general sino también  para absorber mayores cantidades de calcio y fósforo en nuestro organismo y también ayuda a la síntesis de la Vitamina D.

Hoy existe un extraordinario interés por el papel que puede desempeñar esta vitamina en diversos aspectos de la salud ya que parece ser tiene un posible efecto protector  frente a la aparición de diversos cánceres. Además, hay evidencias de que su déficit puede jugar un importante papel en el desarrollo de otras enfermedades, como ciertos tipos de asma, o la artritis reumatoide.

También es muy importante en el tratamiento de algunas afecciones dermatológicas como  Psoriasis o Vitíligo

La luz del sol ha sido utilizada para tratar enfermedades relacionadas con la piel como la psoriasis y el vitíligo, sentando las bases terapéuticas de la fototerapia.

También se conocen cada vez más los efectos beneficiosos sobre el árbol vascular (las fibrillas musculares responsables de modificar por constricción o relajación el calibre de los vasos) por su capacidad de movilizar el óxido nítrico en el organismo, que es un importante mediador para relajar la musculatura vascular y, por tanto, la disminución de la presión arterial.

Y qué decir de lo que supone para nuestro bienestar, el sol produce endorfinas que nos predisponen para el buen humor, aumentan el deseo sexual, reducen la depresión.

Sin el sol, el ser humano no podría vivir.

¿Cómo y cuánto tiempo hay que tomar el sol?

Una vez vistos los beneficios de tomar el sol, conviene plantear cómo y cuánto tiempo es aconsejable tomarlo.

La respuesta a ambas cuestiones no por repetida es menos necesario recordar: el cómo pasa por hacerlo siempre con FOTOPROTECCIÓN , dejando que un experto recomiende cuál es el más adecuado en función de cada fototipo, es decir, teniendo en cuenta el color de ojos, tono de piel, etc. Lo ideal es usar protección muy alta sobre todo para las primeras exposiciones solares en cualquier fototipo, y después adaptar el factor de protección y el tiempo de exposición según no vamos bronceando, pero no olvidemos que el bronceado es un sistema de protección de nuestra piel ante la radiación solar.

El cuánto también dependerá de cada persona. Los sujetos de piel clara precisarán mucha menor exposición que los de piel morena. Aun así, y de modo genérico, se podría postular que con diez minutos diarios ya se garantiza la correcta fotosíntesis de la vitamina D.

Una última cuestión que se debe tener en cuenta es que el bronceado que adquiere la piel es fruto de la síntesis de la melanina que el organismo extiende como mecanismo de defensa frente a la radiación. Por tanto, se debe desmontar la falsa creencia de que una vez establecido el bronceado se hace innecesaria la utilización de cremas protectoras; es fundamental proteger siempre la piel y utilizar lociones para después del sol que hidraten y mitiguen el posible daño causado.

Es aquí donde desde Worlddermic nos postulamos como acérrimos defensores de la salud de la piel y por eso que trabajamos cada día por ofrecer a nuestros clientes los mejores productos para mantener una piel saludable.

Recomendaciones para después de tomar el sol: Hidratar y Nutrir

Aplicar una loción hidratante y reparadora en todo el cuerpo para dar confort a la piel después de tomar el Sol y reparar su  nivel hídrico , además recomendamos aplicar en el rostro nuestra mascarilla facial de Biocelulosa con Aloe Vera Colágeno y Ácido Hialurónico , que te ayudara a reparar el stress de la piel  y aportará al hidratación necesaria .

Estos son nuestros consejos Worlddermic para este verano y te invitamos a que nos sigas a la vuelta de las vacaciones con muchas novedades…

Feliz Verano 2021

 

Elena Barrera

Formadora Técnica Worlddermic