En los últimos años los péptidos se han convertido en un ingrediente estrella de la cosmética anti-edad. Como otros activos cosméticos, los péptidos forman parte del cuerpo humano y tienen diversas funciones.

Los péptidos son moléculas formadas por la unión de diferentes aminoácidos que se unen con unos enlaces llamados peptídicos. Los péptidos tienen diversas funciones en el organismo, al igual que las proteínas.

Los péptidos están implicados en un gran número de procesos bioquímicos, transmiten información a las células, comunican a la epidermis con la dermis para que se regenere más rápido, estimulan los fibroblastos, favorecen la producción de colágeno, etc.

Los péptidos restauran la piel, estimulan su renovación y regeneración, ayudando así a luchar contra el envejecimiento. También ayudan a mejorar la aparición de arrugas, suavizan las líneas de expresión y evitan la pérdida de firmeza.

Nuestros productos: gama H (H30, H50, H100 y H100+), Peptidermic y Silk Pearls (para cuidado personal) tienen alta concentración de péptidos de nueva generación.

Tanto Peptidermic como Silk Pearls son productos llenos de Argireline, el péptido que recupera el mejor aspecto de tu piel con el efecto Botox, pero sin toxinas.

Está demostrado que la molécula de Argilerine inhibe los neurotransmisores que liberan las células neuronales.

Tras 15 días aplicando las capsulas Silk Pearls (1 al día), la profundidad de las arrugas disminuye en un 20% y a los 30 días la profundidad de las arrugas disminuye en un 30%.

Los péptidos tienes que usarlos continuamente para ver sus beneficios. Se pueden usar tanto por el día, como por la noche y en todas las pieles, ya que se toleran bien.

Son ideales para las pieles maduras o las que quieran frenar el envejecimiento.

En las fotos se muestra el resultado de un tratamiento con Peptidermic combinado con Mesoface (vitaminas de grupo B) y electroformación. Nuestra modelo de hoy nos enseña los resultados en su piel de tratamiento profesional y uso de Silk Pearls en su casa.