En este artículo hablaremos sobre varios problemas estéticos que preocupan a las mujeres y hombres de todo el mundo y las distintas opciones de  tratamientos con los productos de mesoterapia virtual  Worlddermic.

En primer lugar tenemos que definir que es la obesidad y que es la celulitis, pues son dos problemas diferentes y con distinto origen aunque ambas se identifiquen con alteraciones del tejido graso, en ocasiones coexisten ambas, sobre todo en el caso de la obesidad.

Podemos tener celulitis y no tener obesidad, pero todos los obesos tienen celulitis.

Obesidad

De manera muy esquemática, la obesidad se define como aquellas personas cuyo

” Índice de Masa Corporal es superior o igual a 30”

Según la OMS el sobrepeso y la obesidad se definen como «una acumulación anormal o excesiva de grasa que supone un riesgo para la salud».

La calidad de vida relacionada con la salud del obeso está afectada en otros aspectos, ya que condiciona directamente ciertos aspectos de las vidas cotidianas de estas personas, desde problemas físicos (rendimiento), mentales (autoestima) o de integración social.

Celulitis

La Celulitis es un caso particular de adiposidad localizada, muy frecuente en la mujer con diferentes connotaciones.

En medicina el sufijo “itis” significa inflamación, sin embargo, la celulitis no es una inflamación de las células, sino una alteración del tejido intersticial o, dicho de otra forma, una alteración de los tejidos que rodean a las células grasas, llamadas adipocitos.

Para que se de un proceso de celulitis han de concurrir varios factores:

1- Una alteración del metabolismo y composición de ese tejido intersticial con acumulo de líquido (edema) y un aumento del volumen graso de dichos adipocitos.

2-  Retracción y alteración de los tabiques conjuntivos o sostén de nuestro organismo, motivo por el cual da lugar a la formación de los típicos hoyuelos de la piel o lo que conocemos como “piel de naranja”. Finalmente, se da la retención de la sangre venosa y contenido linfático con la aparición de varicosidades y edemas en extremidades inferiores, convirtiéndose así en un problema de la microcirculación, esto si no se controla y se trata adecuadamente dará lugar a alteraciones importantes en el tejido subcutáneo.

Es fundamental establecer un correcto diagnóstico (conocer su causa o conocer la procedencia de la disfunción orgánica) de la celulitis para ofrecer un tratamiento completo y eficaz: su localización específica o generalizada, tipo y/o gravedad.

Como profesionales de la estética sabemos que  diariamente acuden a los salones de belleza o clínicas personas que desean tratamiento para mejorar su figura  por un exceso de peso o grasa corporal  pero no todos los casos pueden ser tratados en un salón de belleza y algunos serán de derivación ineludible al médico especialista para su  tratamiento.

Hay que saber diferenciar mediante diagnóstico apropiado, las obesidades subcutáneas o periféricas, también denominadas ginoides, de las obesidades abdominales o centrales (androides), para su correcto tratamiento.

Una vez realizado el diagnóstico preciso, los tratamientos deben ser adecuados para cada tipo de obesidad, siendo los pilares fundamentales en las obesidades generalizadas, el equilibrio de la dieta y el ejercicio físico, así como la disminución del estrés oxidativo.

En las adiposidades superficiales y celulitis los tratamientos estándar en resumen van dirigidos a eliminar los excesos de grasa mediante técnicas médico estéticas, o estéticas y productos específicos formulados para tal fin, técnicas como  como mesoterapia, ondas de choque, ultrasonidos, masajes específicos o mesoterapia virtual( electroporación)etc. …, sin olvidar en equilibrar dietas, encaminadas generalmente a dietas desintoxicantes y drenantes en el caso de la celulitis y el ejercicio físico adecuado en todas ellas, minimizando al máximo los casos que precisaran de cirugía liporeductora.

Resumiendo hemos de diferenciar entre obesidad y celulitis, si la obesidad es un desequilibrio energético que afecta exclusivamente al  adipocito, la celulitis es un problema en principio microcirculatorio que termina posteriormente afectando  al tejido subcutáneo.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA CELULITIS?

En 1956 Ricoux describió la tétrada que debe apreciarse tras una palpación de la zona para poder diagnosticar la celulitis:

  1. Aumento del grosor de la piel
  2. Aumento de la consistencia de la piel
  3. Aumento del dolor y la sensibilidad de la zona
  4. Disminución de la movilidad de la piel

Hoy en día también existe un método sencillo y eficaz para un diagnostico exacto de la celulitis, la Termografía .

CONSEJOS PARA AYUDAR A COMBATIR LA CELULITIS

Ingerir agua suficiente ya que nos ayudara a elimina exceso de toxinas y mejora el sistema circulatorios linfático favoreciendo así la elasticidad de la piel se recomienda un mínimo de 2 litros diarios

Reducir el consumo de sal para evitar la retención de líquidos y demás daños en el organismo.

Tener una rutina de ejercicio diaria con el fin de fortalecer y mejorar el sistema cardiovascular y la circulación, responsable finalmente de la aparición de la tan temida “piel de naranja”

Una vez cumplidos estos consejos e incorporados a nuestra cotidianidad, podemos realizar tratamientos estéticos dirigidos siempre por profesionales y terapeutas  que nos ayuden a acelerar el proceso de eliminación de la celulitis y a reducir centímetros,  para ello en  Worlddermic hemos creado una línea de tratamientos anticelulíticos y reductores con los que dar una solución integral a estos inestetismos.

En el próximo artículo os explicaremos los diferentes productos de Worlddermic para tratar la celulitis y el acúmulo de grasas.

 

Elena Barrera

Formadora Técnica Worlddermic