La DMAE  es una buena solución para reducir la flacidez, gracias a ésta se logran unos músculos más firmes.
Es el precursor del neurotransmisor acetilcolina; y simula la reacción de la acetilcolina que estructura las fibras musculares.

La DMAE acaba con la flacidez bajo los ojos y el cuello. Ya que funciona como un lifting natural para el rostro, que protege a la piel de los radicales libres y la hidrata. 

En el 20º Congreso Mundial de Dermatologia, realizado en New Orleans, Estados Unidos el médico americano Nicholas Perricone presentó un estudio sobre la DMAE  que demostraba su eficacia.

El uso cosmético de la DMAE es reciente, se tarta de un potencial rejuvenescedor  que posee una acción tonificante principalmente en la región del cuello y de los párpados.

La dermatologista norteamericana Rachel Grossman, directora de la empresa Johnson y Johnson, probó la eficacia de la DMAE en 165 mujeres entre 35 y 60 años; la mitad del grupo usó la crema y la otra un placebo. Después de 12 semanas el grupo que había pasado la DMAE presentó un tono más acentuado en las regiones de los ojos y del cuello donde la acción de la crema es acumulativa; mientras más sea aplicado, más intenso y duradero será el efecto, citan los investigadores involucrados. 

La acción del DMAE resulta en una combinación sinérgica de efectos a diferentes niveles: tensión celular en células dérmicas no musculares, cohesión y desplazamiento de queratinocitos, hidratación y elasticidad del estrato córneo, mejor nutrición y defensa de la piel, antioxidación y uniformidad de la piel. Actúa rápidamente y tiene un efecto prologando.

El D-MAE tiene un gran efecto una vez es aplicado mediante la Mesoterapia Virtual.
Es una manera de obtener una piel más firme y menos caída y flácida del modo más seguro.