La piel saludable es  capaz de luchar contra los signos del envejecimiento, sanar mucho más rápido y evitar con mayor eficiencia la enfermedad que podría desarrollar.

Cuando la piel está enferma puede perder elasticidad y gastarse, esto se debe a la existencia de pieles muertas.
Los factores que pueden influir en el desgaste, son los siguientes:

·        El sol
·        La falta de hidratación
·        La contaminación
·        Una mala alimentación
 
¡Que no cunda el pánico! La Piel se puede reparar.

Puedes regalar a tu piel un tratamiento profundo correctivo.

Con la exfoliación podemos retirar los restos de células muertas y abrir los poros. Eso  permite que la piel vuelva a parecer reluciente y brillante.

Mediante El DMAE se devuelve la firmeza de los tejidos. Es protector de las enzimas anti-radicales libres, también está involucrado en la estimulación colinérgica que crea un efecto vasodilatador aumentando la perfusión cutánea y por lo tanto la nutrición e hidratación celular.

Los problemas de la piel más frecuentes son:
·        Infecciones víricas
·        Ezcemas
·        Psoriasis
·        Acné
·        Infecciones por hongos
·        Cáncer de piel
·        Urticaria
·        Alopecia
·        Lunares

Por eso, es importante tener en cuenta que el mayor riesgo para la piel es el exceso de luz solar, que puede provocar el envejecimiento prematuro.

Tu piel merece cuidados adecuados, principalmente a medida que pasan los años.