La vitamina C es un potente antioxidante para la piel porque es capaz de neutralizar los radicales libres, que son moléculas muy reactivas, que se forman no solo en nuestra piel, pero también en todo nuestro organismo, debido a las reacciones metabólicas.

Es muy importante utilizar la vitamina C en la piel, porque la piel está sometida a un gran estrés oxidativo por estas reacciones fisiológicas.  También hay que decir que a la piel tienen impacto negativo los factores externos: radiaciones ultravioletas, polución, tabaco, estrés, descanso inadecuado y dietas desequilibradas. Todo esto hace que las células y tejidos de la piel se oxidan. La capacidad natural de la piel para renovar el colágeno y otras proteínas estructurales se empeora y como una de las consecuencias más importantes es el envejecimiento acelerado de la piel o envejecimiento extrínseco. Estos factores negativos se suman al envejecimiento natural y generan arrugas profundas, cambios en el tono de la piel, manchas, pérdida de firmeza o relajamiento cutáneo.

Y la vitamina C no solo es uno de los antioxidantes más efectivos, sino también una de las moléculas antienvejecimiento más eficaz.

Aquí podemos ver resultados de uso Agedefy (vitamina C, Worlddermic. Una solo sesión y la piel recupera luminosidad, desaparecen manchas. La cara parece más joven, relajada y descansada. 

Producto para uso personal. Perfecto para finalizar tratamientos de cabina.